Feminismo Sin Fronteras: Cultura de la violación en Alemania también

Imagínate que sales de fiesta una noche con un grupo de gente. Imagínate que unos días más tarde ves por internet un vídeo en el que tú sales, siendo violada. Y no te acuerdas de nada. Imagínate que denuncias la situación, ya que, aparte de que no recuerdas qué paso y no podías consentir, en el vídeo se te oye diciendo “no” y “para”. Imagínate que no sólo pierdes el juicio y te obligan a pagar 24.000 euros, si no que encima el vídeo sigue en internet y tus violadores están ganando dinero con él y a ellos el sistema judírico les ha impuesto una multa de sólo 1.350 euros.

Esto es lo que está pasando a una modelo y famosa alemana llamada Gina-Lisa Lohfink. La violación fué en Berlin, en 2012. Ella dice que alguien le debió poner algo en su bebida y no recuerda que ocurrió. Unos días más tarde vió el vídeo por internet. El sistema judírico de Berlin ha fallado a favor de sus violadores, y ha sentenciado que ella hizo una acusación falsa. A ella le han puesto una multa (Gina-Lisa dice que prefiere ir a la cárcel que pagar), y está luchando contra este fallo, el cual es una barbaridad, no sólo por lo sexista, si no por el mensaje que lanza a las mujeres alemanas: La víctima es en realidad culpable y todas las mujeres acusamos de forma falsa. La violación no existe, aunque nosotras digamos lo contrario y nuestro derecho a consentir o no, tampoco existe. Esto va a provocar que muchas mujeres no denuncien.
Si esto no es la cultura de la violación, no sé qué es. 

Gina-Lisa se está defendiendo de estos cargos y el 27 de junio es el día en el que la corte decidirá de nuevo si es culpable o no. Para mi, está claro, si ella no ha podido consentir o si no consiente es violación.

Feminismo Sin Fronteras: La #culturadelaviolación era esto

No me apetecía escribir, así que he hecho un vídeo-comentario sobre esta noticia y la cultura de la violación:

Algunos enlaces: “Un alto precio por 20 minutos de acción”: la polémica defensa del padre de un joven violador sentenciado a 6 meses de prisión

El crimen sexual en Stanford que ha generado una ola de indignación universitaria y judicial

Petición para que cesen al juez

Feminismo Sin Fronteras: Museo A la Misoginia

En Londres hay un museo sobre Jack el Destripador* y sus víctimas. Este asesino en serie, el cual asesinó, mutiló y se quitó los órganos (útero, riñones etc) de por lo menos cinco prostitutas hace un siglo, tiene un museo en Londres, donde la gente se puede sacar selfies junto a imágenes hechas en cera de las víctimas, ver fotos de autopsias o leer informes policiales.
Pues sí, como lo leeis. Está en la zona del “East End” e iba a ser un museo dedicado a las mujeres de esa zona, algunas de ellas luchadoras por derechos civiles. Gente pobre, emigrantes de la época. En lugar de eso han abierto un museo a la misoginia. Quienes nos ponemos las gafas violetas (feministas) sabemos muy bien que estos asesinatos en serie, a mujeres pobres, prostitutas a quienes mutilaba, son actos de violencia sexista hechos por una persona que odiaba a las mujeres, lo cual convierte en este museo en algo infame y misógino tambien. Curiosamente, los asesinatos ocurrieron entre 1888 y 1891, cuando el movimiento sufragista en Inglaterra estaba empezando. Coincidencia?

El contexto no hay que olvidarlo: Las mujeres vivimos en un mundo donde la violencia hacia nosotras, por ser mujeres, sigue existiendo. Aqui en Inglaterra y Gales los números oficiales dicen que una en 5 mujeres ha sufrido algún ataque de tipo sexual. Así que un museo que en honor a la violencia sexista, que quereis que os diga, me parece de muy mal gusto.

Cuando salió a la luz lo del museo, se hicieron peticiones y protestas. El museo abrió de todas formas. La persona que estaba detrás de esta barbaridad, un tal Mark Palmer-Edgecumbe, dijo que había planeado hacer un museo de otro tipo, pero le pareció que hacer uno sobre las víctimas de un asesino misógino sería mas interesante.

Por suerte, las mujeres inglesas no se rinden. Cerca de este monumento a la violencia sexista, se ha abierto una especie de galería dedicada a las mujeres del “East End” londinense, una exhibición “como debería haber sido un museo en honor a las mujeres” según dice la website.  Se llama East End Women’s Museum. Para anunciar la galería, nada mejor que un cartel gigante que reza así: “Festeja a las sufragistas, no a los asesinos en serie“, aludiendo claramente al museo de Jack el Destripador.

Ultimas noticias dicen que por lo visto al museo misógino le han denegado unos permisos necesarios para unos carteles. Es de esperar que alguna vez desaparezca y si tenemos en cuenta las numerosas críticas, puede que sea pronto.

*No quiero poner el enlace para no darle publicidad. Si quieres ver la website, busca por Google “Jack the Ripper Museum”.

De buen rollito, gracias por no violarme, eh?

En la India, donde ultimamente han salido a la luz varios casos violencia de género especialmente brutales (violaciones en grupo y torturas) y otros casos de femicidios, una website de noticias india llamada Mintified ha decidido lanzar una campaña bajo el hashtag #blameonenotall (échale la culpa a uno, no a todos). En tal campaña, se ven a mujeres sosteniendo pancartas con texto escrito en inglés del tipo “No me importa invitar a mi amigo a mi casa, pq confío en él” o “Cuando mi padre y madre no están conmigo, mi tío no me hace sentirme incómoda“. Un texto que acompaña a la página de Facebook dice algo así como que es cierto que las mujeres tienen que aguantar que nos acosen por la calle, que nos manoseen sin previo consentimiento, etc, pero que “generalizar no está bien” ya que no todos los hombres violan. Y añade “Estos posters lo explican muy bien. Estas mujeres dan gracias” Y luego se ven las imágenes que he descrito arriba. La campaña en cuestión ha hecho flipar a muchas mujeres en el mundo mundial, (y con razón) las cuales han dicho que, hostias, ya, encima tenemos que estar agradecidas que no nos violen? Que fuerte, no? O sea:
-Lo que piensen los tíos y que se sientan ofendidos es mucho más importante que el vivir en una sociedad patriarcal donde una chica de 16 años se suicida tras haber sufrido una violación en grupo el mes anterior. En serio. Pobres hombres, cuanto sufren.
-Es cierto que no todos los hombres violan, pero  las mujeres vivimos en una cultura de la violación, en la cual la mayoría de los violadores nunca va a la cárcel, y se echa la culpa a la víctima y a todas las mujeres en general, por no vestirnos lo suficiente, o por caminar por la noche solas, etc, etc.
-Como dijo la feminista Julie Bindel hace tiempo, las mujeres somos el único grupo oprimido del que se espera que ame a su opresor. Cuanta razón tiene.

Tengo muy poca paciencia para este tipo de mierda, la cual no ocurre solamente en la India, pero en todos sitios, porque en todos lugares vivimos las mujeres en un sistema patriarcal y en todos sitios hay femicidios. Joder, que hace unos días asesinaron a una feminista en Estados Unidos. O sea, que hay que considerar el contexto de todo esto. Lo verdaderamente ofensivo no es el decir que la violación es algo tan endémico en este mundo, lo que realmente debería producir rechazo es que este tipo de cosas ocurran.

Feminismo sin Fronteras: Esto también es violencia de género

Aquí voy a hablar de como políticos y políticas de derechas se ponen la piel de cordero y dicen preocuparse por las mujeres cuando en realidad lo que quieren es discriminarlas más:

En Reino Unido quieren aprobar una enmienda a la ley del aborto, según la cual sería ilegal el abortar basado en el sexo del feto. Hay comunidades en este país donde ya se están viendo más varones que niñas y que hay pruebas que señalan al aborto selectivo basado en el sexo del feto, el cual favorece a los varones, como la razón para empujar este cambio. Este es un problema que no solo está ocurriendo en La India o China, sino en comunidades emigrantes en países ricos como Reino Unido o Estados Unidos y refleja la discriminación hacia la mujer en muchos ámbitos de la vida, empezando antes de nacer. En efecto, el aborto selectivo no es más que la primera discriminación que la mujer sufre, siguiendo de muchas otras, si al final el feto no es abortado. Simplemente, por ser mujer.

The Economist dijo allá por 2010 que se consideraba que se habían abortado unos 100 millones de niñas en el mundo entero y la “tradición” no solo desaparecía sino que iba a más.
9063138346_a9942f14cb_zVolviendo a la enmienda que está siendo presentada por la parlamentaria Fiona Bruce, esta política conservadora la cual, en un artículo al periódico The Telegraph ha disfrazado su iniciativa machista de preocupación por lo que considera una tradición sexista, (que lo es), pero la solución de ilegalizar este tipo de abortos no solo no arreglaría nada, si no que convertiría a las mujeres que abortan en criminales. En mi opinión, el obligar a una mujer a abortar porque espera una niña es violencia de género, ni más ni menos. Si una mujer es maltratada o sufre presiones por parte de su marido y otros miembros de la familia para abortar al tener un feto niña en su vientre, eso es violencia sexista y convertir y criminalizar ese tipo de aborto castigaría a la mujer doblemente.
Como feminista, digo que en lugar de eso, lo que hace falta es examinar las razones por las que tantas mujeres abortan niñas y atajar el problema desde ahí: Lo hacen, entre otras razones, porque en según que culturas el tener una hija significa que su familia va a tener que pagar una dote, y que solo el hijo puede heredar el dinero familiar. Mientras estas leyes que claramente discriminan a las mujeres no cambien, será preferible el tener hijos (varones). Así que eso es lo que hay que cambiar, esas ‘tradiciones’ y leyes machistas. Y en cuanto a hombres que maltratan y pegan a sus mujeres para provocar abortos al saber que está embarazada de una niña, eso es violencia de género y debería ser perseguida.

Leo en BBC.com: “Que es mejor, tener una hija no querida o ninguna? Dice Pratap Dayi, la cual ha abortado cinco hijas “No tengo espacio en mi casa, y una hija lo hubiera tenido mal en la vida. Hubiera habido comida para mis yernos pero nada para ella, y además los terrenos hubieran sido para ellos también”. Esta es la situación que hay que cambiar.

Y finalmente, que ascazo de políticas/os como Fiona Bruce, que disfrazan de buenas intenciones el intento de penalizar el aborto.

Foto, Flickr (Creative Commons)

¿Eres mujer y quieres ser policía? ¡Abrete de piernas!

El patriarcado existe en todo el mundo y a medida que las mujeres luchan por sus derechos y hasta consiguen algunos (gracias, en parte, al feminismo), más lucha el patriarcado por oprimir a las mujeres y recordarles su “lugar”. Un ejemplo de esto lo tenemos en Indonesia, donde una iniciativa está animando a aumentar el número de mujeres policías (sólo 5% es mujer) pero para poder acceder a esta oportunidad laboral las futuras mujeres-policías tienen que demostrar que son vírgenes por medio de un humillante exámen médico. Naturalmente, nadie les hurga a los hombres en el culo para poder ser policía, solo a las mujeres, faltaría más. De esta manera el sistema patriarcal mata varios pájaros de un tiro:
-Humilla a las mujeres
-Tiene acceso a sus cuerpos, aunque sea por unos momentos
Las viola con impunidad
-Las reduce a un himen
-Le permite discriminar a las mujeres no-vírgenes a favor de los hombres, quienes al final son los que se benefician, como siempre

6476442309_9d8ddd1582_z (1)
Esta práctica abusiva para mi es una:
-Violación en toda regla
-Es una prueba no científica (el himen se puede romper por cualquier otra cosa, vamos que no demuestra nada) y es que:
La virginidad como valor es una construcción patriarcal
-Vaya idiotez, ¿Que coño tiene que ver el ser virgen con hacer bien tu trabajo?

Lo dicho. Cuanto más luchan las mujeres, más lucha el patriarcado por meter sus deditos en nuestra vagina, en nuestras vidas.

Foto, Flickr. (Creative Commons)

Las vidas negras importan — Pero solo si eres hombre

#Blacklivesmatter es el hashtag que está rondando por Twitter, mientras miles de personas protestan en varias ciudades de Estados Unidos por los asesinatos recientes de varios jóvenes/ hombres afroamericanos a manos de policías blancos. Los asesinatos han tenido lugar en los últimos meses y han puesto a la sociedad estadounidense, (la cual en teoría es una sociedad igualitaria, sin color, sin clases) en alerta. El racismo no ha muerto. A pesar que ya no se organizan linchamientos de hombres negros, y que muchas familias afroamericanas están disfrutando de una prosperidad que sus antepasados/as esclavos jamás se podrían haber imaginado (Michelle Obama, la primera dama, es descendiente de esclavxs) y de que se supone que Estados Unidos vive en una sociedad post-racial, el racismo sigue ahí, y sino que se lo pregunten a las familias de estás víctimas de violencia policial. Dicho esto, veo a tantas mujeres participando activamente en estas protestas, y me digo que es normal, ya que estos actos brutales ocurrieron en sus comunidades. Luchan por su derecho a disfrutar de una vida con paz y dignidad, y luchan por sus hermanos, maridos, hijos, novios… Hasta ahí muy bien. Solo que la policía no BLM-text-logo1-1024x116solo carga contra hombres y niños, sino que también lo hace contra mujeres y niñas y no se protesta, no se sale a la calle, no se habla de violencia racista y sexista. Este artículo de http://www.blackwomensblueprint.org/ (en inglés) explica que 22% de mujeres negras o de mezcla de razas sufren más casos de violaciones que las mujeres blancas, (y los medios ni las nombran) y que los casos de violencia de tipo sexual denunciados o no, son muchos más altos en la comunidad afroamericana y que en general hay muy poca información sobre la violencia que sufren las mujeres negras y esto está hecho adrede, para condenarlas a la invisibilización. La situación tiene una carga social especial, ya que hasta hace no tan poco tiempo se consideraba que una mujer negra, al ser esclava (y propiedad de un dueño blanco) no podía ser violada, ya que un hombre en realidad no podía violar su propiedad.

Los medios no cubren noticias relacionadas con la violencia policial sobre las mujeres porque todo lo relacionado con las mujeres y su opresión no interesa, y si son mujeres negras, menos todavía. Me parece muy justo que hayan tantas personas en las ciudades estadounidenses protestando la brutalidad recibida a manos de quienes se suponen que les tienen que proteger, pero no nos engañemos, cuando se habla de opresión se refieren a aquella sufrida por los hombres solamente. O sea, que las vidas de las personas negras importan, pero solo si eres hombre. Las mujeres han apoyado y siguen apoyando activamente causas de opresión hacia los hombres, me pregunto cuando van los hombres a marchar y protestar en la calle por la violencia que sufrimos nosotras.

http://actualidad.rt.com/actualidad/160240-manifestantes-marcha-homicidios-policiales-washington

Foto: http://blacklivesmatter.com/ 

Hoy se cumplen 25 años de femicidio en masa en Canadá

El 6 de diciembre de 1989, un asesino misógino de 25 años llamado Marc Lepine mató a 14 mujeres en la Escuela Politécnica de Montreal, Canadá. Armado con rifle y cuchillo de caza se dirigió a ese instituto, y tras separar a los hombres de las mujeres, mató a seis de ellas, y siguió caminando por otras zonas del lugar matando a mujeres hasta que al final se suicidó. Durante la matanza dijo que odiaba a las feministas, y dejó una nota echando la culpa a las mujeres de todos sus problemas y también una lista de otras mujeres a las que quería asesinar. 

sistersAcabo de ver un documental hecho en Quebec sobre la masacre. Se habla de su infancia desgraciada, de su padre abusivo, que lo mucho que sufría por el racismo (el padre era de Argelia) bla, bla, bla, re-bla. Ciertamente resulta curioso que un hombre que había sufrido tanto por culpa de su padre y que había sido testigo del sufrimiento de su madre lo pagara con las mujeres, pero no tan curioso si tenemos en cuenta que vivimos en un sistema patriarcal. Es por esto por lo que es importante mirar este acontecimiento tan traumático en la memoria colectiva canadiense, con ojos feministas. En el momento en que Lepine cometió la masacre, las mujeres de ese país se estaban alejando de los roles femeninos, estaban ocupando trabajos anteriormente reservados solamente a los hombres. Y eso irritaba a este asesino, el cual pensaba que el tener colgajo entre las piernas le daba más derecho que a las mujeres a estudiar y trabajar. De hecho, la facultad donde pensaba estudiar, le había rechazado al tener cuotas y posiciones reservadas a mujeres. Y en lugar de, no sé, probar en una facultad distinta, o ponerse a currar o de voluntario en alguna ONG, a este machista cabrón no se le ocurrió otra cosa que hacer pagar a mujeres inocentes quienes según el, estaban robándole su derecho de estudiar, o sea, sus privilegios. Un párrafo de su nota:

“Ellas quieren retener las ventajas de ser mujer … mientras tratan de arrebatar aquellas de los hombres… Son muy oportunistas ya que descuidan el provecho del conocimiento acumulado por el hombre a través de los años. Siempre tratan de subrepresentarlos cada vez que pueden.”

Si esto no es un ejemplo de un machista queriendo reservar sus privilegios de hombre, no sé que es, la verdad. Es por esto que en realidad esta masacre no fué un asesinato en masa como otro cualquiera, sino un femicidio. Mientras en Canadá, tras esta matanza se empezó a controlar el acceso a las armas, en EEUU no, y eso, unido a que también allí el patriarcado está vivito y coleando y que hay una cultura violenta, siguen hasta nuestros días existiendo matanzas en serie muy a menudo, las cuales necesitan ser examinadas desde la perspectiva feminista también.
Afortunadamente, en Canadá cada año por estas fechas se sigue honrando la memoria de estas mujeres las cuales fueron asesinadas solamente por serlo.

Imágen, de este blog.

La vida con polla es mejor: Segunda parte

Dos noticias han salido a la luz en la misma semana, y las dos en el mismo país, Estados Unidos. Por un lado, el jugador de fútbol americano Ray Rice puede volver a jugar en la NFL (National Football League en inglés, o sea, la liga más famosa de fútbol profesional en EEUU). Para refrescar la memoria a mis lectoras y lectores, Rice había sido suspendido por la NFL después de que saliera a la luz un vídeo en el que le pega una paliza a su mujer en un ascensor. Por supuesto que Rice llevaba tiempo pegándola, pero era más fácil ignorar la violencia de género cuando no habían pruebas. Inmediatamente la NFL hizo una conferencia donde directivos de la organización condenaban la violencia de género (en EEUU se sigue llamando “doméstica), todos muy serios y tal. Pero vamos, que ya ha pasado el tiempo, y el mundo mundial no puede ni debe privarse del genio futbolístico que es Rice, y ya sabemos que los deportistas son todos héroes y al final, la culpa es de su esposa, por seguir en el matrimonio y además defenderle. Ah, hago un inciso aquí para añadir que Rice no ha pisado la cárcel a pesar de ser un maltratador. 
Pelillos a la mar.

marissa alexanderContrastemos esta noticia con otra que ha salido esta semana: Marissa Alexander va a ser liberada en enero, por fin. Que quien es Marissa Alexander? Es una victima de violencia de género. Una víctima de violencia machista la cual, cuando en medio de una pelea con su marido (el cual por lo visto tenía historial de abusar otras mujeres) se intentó defender sacando una pistola y pegando un tiro hacia la pared, para que el hombre la dejara en paz. O sea, que ni hirió ni mató a nadie. Pero al patriarcado esto le da igual. Las mujeres no tenemos derecho a defendernos y si lo hacemos seremos penalizadas: Sesenta años de cárcel es lo que pedían para ella al principio. Ahora, al admitir culpabilidad ha hecho un “trato” con el sistema judicial el cual va a conseguir que se la libere, tras estar en la cárcel unos 1.000 días. Tendrá que seguir su condena en su casa donde será obligada a llevar un brazalete que controla sus movimientos y tendrá siempre antecedentes penales. Cuando salió la noticia se habló sobre todo racismo, (los protagonistas de todas estas historias son afroamericanos) pero es sexismo lo que ha castigado y continúa castigando a Marissa  Alexander.

Volviendo a la historia de Ray Rice, comentarios sobre el vídeo de la paliza a su esposa la culpaban a ella por quedarse en el matrimonio. Según hemos visto con Marissa Alexander, esto es lo que pasa si intentas defenderte contra un marido maltratador: la víctima se convierte en culpable. Da igual que color seas, cuando tienes polla, vives mejor.

Foto de Marissa Alexander, de aquí.

“Nos marcan como a ganado vacuno”

Esto es lo que dice Jennifer Kempton en Ohio, Estados Unidos, sobre los tatuajes que puso en su cuerpo el hombre que la obligó a marcarse con un mensaje en el decía que ella le pertenecía a él. El mismo hombre que la maltrató y la prostituyó. En este artículo del periódico británico The Guardian (en inglés) Kempton explica que una vez que dejó la prostitución, una vez que dejó atras una vida horrenda (se intentó suicidar pero la cuerda con la que se iba a ahorcar se rompió), una vez que se había recuperado, esos tatuajes le recordaban el maltrato, los abusos, las drogas. La única solución que se le ocurrió fué acudir a un artista especializado en reparación de tatuajes, y funcionó. No contenta con eso, sabiendo que muchas otras mujeres que habian estado en la misma situación que ella y estaban también marcadas con esos simbolos de esclavitud, decidio crear una organización para pagar sus tatuajes de reparacion. La organización se llama “Survivors Ink” o “Tinta de sobrevivientes”, y tiene como misión, según su website “empoderar víctimas de trata rompiendo las cadenas psicologicas de esclavitud, embelleciendo, borrando o cubriendo cicatrices o marcas las cuales son un recuerdo constante de un pasado violento”. Kempton está recogiendo dinero para poder pagar el trabajo de restauración de los tatuajes de otras prostitutas o víctimas de trata*.
El artículo en The Guardian, aparte de detenerse en la maravillosa labor de Kempton, habla de la vida de muchas de estas mujeres, de sus comienzos en la prostitución, de como muchas de ellas habían sido víctimas de abusos sexuales en sus hogares y se entregan al primer hombre que las hace caso, quien luego las mete en el mundo de las drogas y las prostituye. También el artículo menciona que el “marcar” a “sus” mujeres es una tendencia en alza entre estos chulos que prostituyen a sus novias, esposas y que para ellas el “borrar” estos tatuajes es una manera de volver a ser dueñas de sus propios cuerpos.

Otra mujer mencionada en el artículo, CC Murphy, gestiona una organización para ocuparse de víctimas de trata en Estados Unidos, llamada “Catch Program”. Dice que mucha gente piensa, erróneamente, que estas mujeres traficadas provienen de paises pobres, pero que la realidad no es así. Muchas de ellas son estadounidenses. Dice “La trata está en la puerta de al lado, puede ser algo muy pequeño y muy local. No tiene porque ser una operacion enorme, puede ser algún Pepe en la calle de abajo que esta manupulando y aprovechándose de su mujer y sus hijxs. La trata es mas común de lo que la gente piensa”. Debe serlo, ya que en Estados Unidos es un negocio de 9.5 billones de dólares.

*No, no hago distinción entre prostitución y trata, tanto en la prostitución como en la trata, en mi forma de ver, hay un elemento de coección, tanto si es por tu novio/ marido o por tus circunstancias.

Vídeo de Survivors Ink aquí: