El patriarcado siempre gana II

Vivimos en unos tiempos de mierda, donde los intereses económicos se anteponen a los derechos humanos, donde paises que dicen llamarse democráticos hacen negocios a escondidas con naciones que oprimen brutalmente a sus ciudadanos y ciudadanas. Y para colmo, cuando una voz solitaria, una mujer (y encima feminista) denuncia esta asquerosidad, se le echa medio mundo encima.

14628481636_da0283163a_zEsto es lo que está pasando en Suecia ahora mismo. Margot Wallström es la ministra sueca de asuntos exteriores (foto, izquierda), la cual ha montado el pollo diplomatico del siglo denunciando públicamente violaciones a los derechos humanos de tres países: Israel, Arabia Saudita y Rusia. Ahí es nada.

Wallström, la cual ha dicho que quiere que la política de exteriores sueca sea feminista, va y reconoce a Palestina como nación e Israel responde diciéndole que ya no es bienvenida allí. Luego va y denuncia el asesinato de Boris Nemtsov. Y por último condena los latigazos en Arabia Saudita al bloguero Raif Badawi, llamando esa accion “medieval”, diciendo que Arabia Saudita es una dictadura y denunciando el tratamiento que se hace a las mujeres.
La ira de Arabia Saudita no se ha hecho esperar y ha desencadenado en una serie de problemas diplomaticos entre los dos países, problemas que se pueden ampliar a otras naciones de Oriente Medio. Tras las denuncias de Wallström, Arabia Saudita consiguió que se cancelara una charla que la ministra iba a dar en la Liga Arabe, a lo que el gobierno sueco respondió cancelando unos acuerdos económicos de los dos países en materia de armamento. Suecia pretendia ser miembro del consejo de seguridad de las Naciones Unidas y necesitaba el apoyo de Arabia Saudita para conseguirlo, y ahora ya no va a poder ser. Y mucha gente le echa la culpa de todo este tinglado a Wallström. Por un lado, varios paises arabes se han manifestado en contra de Suecia (sí, por defender los derechos humanos, o mejor dicho, porque una mujer lo haya hecho), y por otro, el empresariado sueco está que trina pensando en los millones que se pueden perder si aparte de Arabia Saudita otras zonas de Oriente Medio deciden cortar sus relaciones comerciales con Suecia. Afortunadamente, parece que la clase politica en Suecia está intentando más o menos apoyar el limitar acuerdos comerciales con países que no respetan los derechos humanos, así que es posible que no echen a Wallström a los tiburones, como sí se haría en otros lugares. Aun así, el asunto entero es repugnante, y mientras escribo esto recuerdo todas las testas coronadas y no coronadas del mundo mundial haciendo pleitesía en Arabia Saudita hace un par de meses cuando el rey de ese país murió.

Margot, la has liado parda, pero como feminista y como ciudadana de esta mierda de mundo te lo agradezco. Alguien tenía que hacerlo.

Foto, Flickr (SDA, Creative Commons)

Aúpa el feminismo sueco!

El 14 de septiembre se celebrarán elecciones generales en Suecia y según parece, hay posibilidades de que el partido Iniciativa Feminista pueda ganar escaños. Con la política Gudrun Schyman a la cabeza, la pasada primavera este partido ganó un escaño durante las elecciones al parlamento europeo, así que conseguir más posiciones en unas elecciones generales sería un logro tremendo para las feministas de ese país, cosa de la que todas las feministas en el mundo entero nos alegraríamos. 
14543754895_d69dd2db7d_zGudrun Schyman colaboró con la formación de Iniciativa Feminista o como se llama en su país, Feministiskt initiativ, (también conocido como simplemente F!), en 2005*. Según ella, Iniciativa Feminista es importante porque en Suecia, como en todo el mundo, los partidos políticos están formados por hombres los cuales siempre considerarán la cuestión del género como algo muy secundario: “La política ha sido formada por hombres, y de acuerdo con la experiencia de los hombres en el mundo. Pero no basta decir que eres feminista, tienes que hacer algo.” 
Al resto del mundo le gusta pensar que Suecia es un paraíso para las mujeres. En efecto, hay bastante paridad, comparado con el resto: 13 de 24 ministrxs de gobierno son mujeres, desde 1975 el aborto es legal en las primeras 18 semanas del embarazo, hay permiso parental, y muchos otros logros para la igualdad. A pesar de eso, sigue sin haber completa paridad entre los sexos, por ejemplo, las mujeres ganan 15% que los hombres haciendo el mismo trabajo.
Hay algunas cosas que me sorprenden un poco de F! en Suecia. Por ejemplo, el eslogan político durante la campaña al parlamento europeo fué “Racistas fuera, feministas dentro” (Racists out, feminists in!) el cual, en mi opinión demuestra que sigue habiendo miedo por llamar el problema del patriarcado por su nombre. Y ciertamente Schyman ha dicho públicamente que ella apoya el “fun feminism” que quiere demostrar que las feministas no somos mujeres feas y amargadas que odiamos a los hombres (me parece mentira que todavía tengamos que justificar el feminismo a estas alturas). 
Por otro lado, el feminismo está labrando mucho interés entre la gente joven de Suecia y eso, creo, es algo positivo. Sobre todo teniendo en cuenta que en un país que lucha tanto para conseguir la equidad sería fácil convencer a las mujeres de que ya está todo conseguido.
Habrá que ver que pasa dentro de un mes. Espero que los resultados sean muy buenos, y lo espero por las feministas suecas, y por todas las feministas y las mujeres en todo el mundo.
*(En España Iniciativa Feminista se constituyó en 2008)
Foto de Gudrun Schyman, Flickr.