Feminismo Sin Fronteras: La #culturadelaviolación era esto

No me apetecía escribir, así que he hecho un vídeo-comentario sobre esta noticia y la cultura de la violación:

Algunos enlaces: “Un alto precio por 20 minutos de acción”: la polémica defensa del padre de un joven violador sentenciado a 6 meses de prisión

El crimen sexual en Stanford que ha generado una ola de indignación universitaria y judicial

Petición para que cesen al juez

Feminismo Sin Fronteras: Museo A la Misoginia

En Londres hay un museo sobre Jack el Destripador* y sus víctimas. Este asesino en serie, el cual asesinó, mutiló y se quitó los órganos (útero, riñones etc) de por lo menos cinco prostitutas hace un siglo, tiene un museo en Londres, donde la gente se puede sacar selfies junto a imágenes hechas en cera de las víctimas, ver fotos de autopsias o leer informes policiales.
Pues sí, como lo leeis. Está en la zona del “East End” e iba a ser un museo dedicado a las mujeres de esa zona, algunas de ellas luchadoras por derechos civiles. Gente pobre, emigrantes de la época. En lugar de eso han abierto un museo a la misoginia. Quienes nos ponemos las gafas violetas (feministas) sabemos muy bien que estos asesinatos en serie, a mujeres pobres, prostitutas a quienes mutilaba, son actos de violencia sexista hechos por una persona que odiaba a las mujeres, lo cual convierte en este museo en algo infame y misógino tambien. Curiosamente, los asesinatos ocurrieron entre 1888 y 1891, cuando el movimiento sufragista en Inglaterra estaba empezando. Coincidencia?

El contexto no hay que olvidarlo: Las mujeres vivimos en un mundo donde la violencia hacia nosotras, por ser mujeres, sigue existiendo. Aqui en Inglaterra y Gales los números oficiales dicen que una en 5 mujeres ha sufrido algún ataque de tipo sexual. Así que un museo que en honor a la violencia sexista, que quereis que os diga, me parece de muy mal gusto.

Cuando salió a la luz lo del museo, se hicieron peticiones y protestas. El museo abrió de todas formas. La persona que estaba detrás de esta barbaridad, un tal Mark Palmer-Edgecumbe, dijo que había planeado hacer un museo de otro tipo, pero le pareció que hacer uno sobre las víctimas de un asesino misógino sería mas interesante.

Por suerte, las mujeres inglesas no se rinden. Cerca de este monumento a la violencia sexista, se ha abierto una especie de galería dedicada a las mujeres del “East End” londinense, una exhibición “como debería haber sido un museo en honor a las mujeres” según dice la website.  Se llama East End Women’s Museum. Para anunciar la galería, nada mejor que un cartel gigante que reza así: “Festeja a las sufragistas, no a los asesinos en serie“, aludiendo claramente al museo de Jack el Destripador.

Ultimas noticias dicen que por lo visto al museo misógino le han denegado unos permisos necesarios para unos carteles. Es de esperar que alguna vez desaparezca y si tenemos en cuenta las numerosas críticas, puede que sea pronto.

*No quiero poner el enlace para no darle publicidad. Si quieres ver la website, busca por Google “Jack the Ripper Museum”.

Un regalo para los misóginos del mundo mundial

A muchas de mis lectoras, como feministas que sois, os suena la historia de esta estudiante de la prestigiosa universidad de Columbia (en EEUU), llamada Emma Sulkowicz, la cual ha acusado a otro estudiante, llamado Paul Nungesser (con el que tenía una relación que había sido sexual un par de veces) de haberla violado. Ella explicó a la universidad en su momento que lNungesser la sujetó por las muñecas y la obligó a tener sexo anal a pesar de que ella se negó.

Snap 2015-02-04 at 22.25.54

Sulkowicz, una estudiante de arte, decidió en sumomento, que como la universidad no ha hecho gran cosa por defenderla (la uni dijo “falta de pruebas” a pesar de que otras estudiantes habían acusado a Nungesser de violencia y acoso) y de hecho el violador sigue yendo a clases, que iba a convertir su lucha en un proyecto artístico y cargar con un colchón a todo sitios. El colchón se ha convertido así en un símbolo de la “carga” de esta situación, la cual la lleva ella. Así somos las mujeres, en lugar de ser violentas como el patriarcado es con nosotras, convertimos violaciones en proyectos de arte.

Total, que ahora su violador ha hablado y su relato se ha convertido en un regalo para todos los misóginos del mundo entero: No solo es majo y está sufriendo con esta situación (pobrecito), sino que ha presentado la conversación por Facebook que tuvo con Sulkowicz tras la violación (donde se muestra que tras la violación ella quería hablar con él) y ha dicho que de hecho él fué educado como feminista.

La crucifixión de Sulkowicz ha empezado: Si antes la tomaban por loca por lo del colchón, y por una puta, ahora ya abiertamente la acusan de ser una mentirosa y querer “arruinar” la reputación de un buen estudiante. 
Pongámonos nuestras gafas feministas y veamos:

  • Nungesser (el violador) no está sufriendo ni su reputación tampoco: Sigue yendo a clases tan tranquilamente, en lugar de estar en la cárcel
  • Muchas víctimas de violaciones tras el hecho siguen teniendo relaciones con el violador (por ejemplo, mujeres que han sido violadas por su marido o novio)
  • Que Sulkowicz haya tenido relaciones con su violador un par de veces no quiere decir que haya consentido a tener sexo una tercera vez. Si ella dice que no hubo consentimiento, es una violación
  • La mayoría de las violaciones tienen lugar por hombres que conocen a su víctima. Lo del mito del violador que acecha a la desconocida desde la oscuridad ocurre, pero lo otro ocurre más a menudo
  • Muchas víctimas están traumatizadas y se toman su tiempo para denunciarlo. Algunas tardan días, otras años, muchas no denuncian nunca

Todo esto demuestra que, como ya he dicho alguna que otra vez, se reduce todo al consentimiento de la mujer, el cual al sistema patriarcal, y a muchos hombres no les importa o se ignora. Es obvio que en EEUU y en el resto del mundo hace falta todavía más empatía hacia las víctimas en lugar de tanta penita por la reputación del violador y sobre todo, más conocimiento sobre lo que es una violación y no es. Si la mujer dice que no, es que no.

Imagen, pantallazo de YouTube.
Aquí está un vídeo de Sulkowicz (en inglés) explicando la razón de llevar un colchón con ella a todas partes

Feminismo Sin Fronteras: Japón tiene un problema con las vaginas

Ah, Japón…El país del festival del pene, del futanari (me niego a poner link de eso, mirad vosotrxs lo que es)… el país donde recuerdo haber visto revistas porno en restaurantes mientras esperábamos a que nos dieran sitio (viví allí hace años durante un tiempo). El país que sacó al mercado un vídeo juego que cual simulaba violaciones a una madre y dos hijas, y tan violento que lo tuvieron que censurar en varios países, y el sitio donde se inventó el negocio de las bragas usadas… Pues en fin, ese lugar es,

257614701_271dea9f87_zcomo todo el mundo, patriarcal, y ha acusado a una mujer, llamada Megumi Igarachi de “obscenidad” por usar su vagina como patrón para hacer juguetitos u otros objetos. Iba a poner juguetitos sexuales, pero es que no son ni siquiera eso. Son más bien objetos de la categoría “Kawaii” (monería, algo cuco) que tanto gusta allí. Me parece a mí que esta historia es similar a ese caso de las mujeres censuradas por alimentar con la teta a sus bebés. O sea, todo lo que tenga que ver con el cuerpo femenino tiene que ser en un contexto que le plazca al heterofalopatriarcado. En el momento en que se saca de ese contexto, el patriarcado lo condena. Los cuerpos de mujeres deben servir solamente para calentar a los hombres y satisfacerlos sexualmente, si no, no vale. Esto es así porque el este discurso sigue siendo gestionado por el sistema patriarcal, el cual condena a aquellas mujeres que se empeñan en otras perspectivas. Personalmente, yo no compraría los objetos de Igarachi, pero me parece que censurar a esta artista por inspirarse en su vagina, en un país que con el historial tan misógino en cuanto al sexo que tiene Japón, es un poco heavy-metal.

Por ahora Igarachi se enfrenta a tiempo en la cárcel o multa. La verdad, espero que todo esto se quede en nada y que ella pueda usar toda esta publicidad gratis para “jartarse” de vender juguetitos.

Foto, Flickr (Creative Commons)

Me cago en la revista TIME

La revista TIME ha hecho una lista de esas palabras o expresiones en inglés (o sea, muletillas) que la gente dice constantemente y que irritan hasta el punto que si oyes a alguien más soltar la palabrita, vas a explotar. Expresiones estúpidas como “I can’t even” (no puedo ni siquiera…), literally (literalmente) y… feminista. Esta revista invita a lectores y lectoras a votar que palabra debería ser prohibida en el próximo año. Yo no puedo ni pensar… alucinando me hallo…

revolucionesfeministas_TIME

Grupos pro-feto rizan el rizo, y más noticias de las cavernas patriarcales

Dos noticias recientes sobre fetos y abortos hacen que se les pongan a una los pelos de punta. Por un lado, en Australia, las autoridades están decidiendo si una niña de seis años puede denunciar a su madre por haber bebido alcohol durante el embarazo. Es cierto que hay daños que pueden ser permanentes, pero si una denuncia como esta progresara, si se transformara al feto en una “persona”, se convertirían a muchas mujeres embarazadas en criminales por según que comportamientos, y se abriría la puerta a muchas situaciones bastante alucinantes, como por ejemplo, que el feto tenga más derechos que el cuerpo de la mujer, y que los fetos puedan denunciar al cuerpo femenino que los aloja. Muy fuerte.

En otras noticias, en el estado de Michigan, Estados Unidos, una nueva ley prohibe de ahora en adelante a los seguros privados a cubrir el aborto (el cual os recuerdo que sigue siendo legal) a menos de que la vida de la mujer esté en peligro, y la prohibicion incluye abortos relacionados con una violación. Si las mujeres quieren, pueden comprar un seguro adicional que pueda cubrir esos imprevistos, una especie de “seguro en caso de violación”, por el que también tendrán que pagar, claro. O sea, que, habría que anticipar esta posibilidad de que a una la violen, y en caso de no prepararse, cabe todavía la posibilidad de que su seguro privado al negarse a pagar pudiera agarrarse a la excusa de “pues podias haberte pensado esto antes, chata, y comprado seguro extra ‘anti-violacion'”.

Como se nota que a los tíos estas cosas no les pasan.

En bicicleta y desafiando al patriarcado

El vídeo que pongo abajo es de una película, llamada Afghan Cycles, que se ha hecho de un equipo ciclista que está entrenando para las próximas olimpiadas. Lo que convierte esta historia en algo extraordinario es que no solo hablamos de un pelotón ciclista compuesto por mujeres, sino que además estas mujeres son de Afganistán. En ese país, por lo visto una mujer en bicicleta es un tabú tan escandaloso e inmoral como el adulterio. Sin embargo estas mujeres aman la velocidad, la libertad que les procura el subirse a una bicicleta y por ello, de camino a sus entrenos son insultadas y golpeadas con basura o con rocas. En el vídeo, dice una de estas mujeres que los hombres les gritan que les estan quitando un derecho de ellos, lo cual dice mucho sobre la situación de la mujer en Afganistán. Sin embargo ellas, a pesar de tantos impedimentos, quieren representar su país y quieren hacerlo con orgullo. Muy valientes, sin duda.
Una ONG llamada Mountain2Mountain las está intentando ayudar. Os pongo el link por si os interesa saber más sobre ellas (en inglés).

[vimeo http://vimeo.com/79696482]

Tanto monta, monta tanto, tradición y patriarcado

Hace unos dias, concretamente el 3 de octubre, una mujer cubierta con una nicab (el velo que cubre el cuerpo y casi todo el rostro) fué echada de un teatro de opera de Paris, despues de que los artistas se negaran a actuar. No mucho se sabe de ella, pero se supone que era una mujer de dinero, de la zona del golfo Pérsico, que había ido a ver la actuación con una amiga. Francia tiene, desde 2011, una ley que prohíbe que las personas -vaya, las mujeres- se cubran el rostro en lugares públicos.
6497944911_fa7ae1c966_mEn la sección de comentarios de lectoras y lectores, dos opiniones bien claras, por un lado se insistía en que la mujer debería respetar las reglas del país que visitaba, y por otro que el echar a una mujer de un teatro era en realidad islamofobia. Lo que no veo por ningun lado, tanto si se habla de la nicab, o la prostitución, o el porno, o de cualquier otra discriminación hacia la mujer es el de la crítica hacia las reglas machistas que obligan a la mujer a cubrirse el rostro, o a desnudarse, o a ser violada por dinero. Reconozco que yo también peco de juzgar a la discriminada de vez en cuando, pero mi feminismo, que evoluciona constantemente, se está volviendo cada vez más impaciente, y se pregunta, el porque, cuando vemos una situacion de discriminación, siempre censuramos a la persona oprimida en lugar de criticar esas leyes patriarcales (tradiciones, las llaman algunas y algunos) que colocan a la mujer en una situación imposible. ¿Por qué, en lugar de eso no criticamos la opresión y a quienes la crean, o sea, al patriarcado?

Antes de que se se me acuse de islamofobia, tengo que aclarar que me da igual quienes dicen que lo del velo es una tradición cultural y que eso hay que respetarlo. Será una tradición, pero es una tradición machista, que solo se exige a la mujer el seguir. Porque algunas mujeres se sientan empoderadas en Europa por el velo no significa que a muchas otras en el resto del mundo les repatee y odien cubrirse. Y esto es todo lo que voy a decir al respecto. Tendrán sus razones para ponerse el velo unas cuantas, pero lo que yo quiero saber es ¿Porqué no se critica a la ley patriarcal que las obliga a cubrirse? ¿Porqué se ignora la doble discriminación a la que se enfrentan estas mujeres, en sus familias y tambien en un país supuestamente laico y tolerante?

Es curioso que la ópera en cuestión era precisamente “La Traviata”, de Verdi, la historia de una mujer que fué una prostituta, ya que la prostitución tal y como lo veo tiene en común con lo del velo el ser una opresión de género, y que las críticas van siempre hacia la prostituida, o sea, la víctima, y no hacia el putero o hacia el chulo, que son los culpables en toda esta historia. Incontables artículos hay sobre las razones o no de las prostitutas defendiendo o atacando, y casi nada se dice sobre el patriarcado que es el causante de esta situación.
Y asi, podríamos hablar, como he escrito arriba, de otras discriminaciones, el porno, la violencia de género etc…
Volviendo a la historia del principio, según leo, a la mujer aparte de echarla del teatro le puede caer una multa. Y al patriarcado, ¿Quién le multa, quien le denuncia?

Foto, Flickr

Gracias, patriarcado! La prostitución es empoderadora y otras falacias

El patriarcado causa pobreza en las mujeres, lo cual, naturalmente, al final beneficia al mismo patriarcado. Una prueba es lo que está ocurriendo en Corea del Sur, donde actualmente, ancianas de 70 años, empujadas por el hambre, se tienen que prostituir en los parques y calles de la capital. Son mujeres que en su juventud nunca tuvieron que sufrir tal indignidad, muchas de ellas ya abuelas, muchas de ellas en edad de jubilarse. El gobierno ayuda con una pequeña pensión a mujeres que no tienen marido, pero se lava las manos en el caso de aquellas que sí tienen descendencia, así que muchas no tienen más remedio que recurrir a la esclavitud más antigua del mundo para poder comer si su familiares no pueden o no quieren ayudarlas, cosa cada vez más frecuente en una sociedad que cada vez tira menos de los lazos de sangre.

El patriarcado se beneficia enormemente de todo esto. Por un lado hay más mujeres que hombres llegando a avanzadas edades. Por otro lado, la pobreza les afecta bastante más a ellas que a ellos gracias a los roles de género. A todo esto hay que mezclar la mentalidad patriarcal de que los hombres tienen derecho a atención y sexo, sin importar su edad ni su condición económica. El artículo en Slate (inglés) dice que las autoridades piensan que es malo hacer redadas ya que “los ancianos después de todo tienen que dar rienda suelta a sus necesidades sexuales”. O sea, por muy pobres que sean los ancianos, todavía tienen “derecho” a sexo y a que les cuiden, ya que las mujeres están allí para esto, y ellas siempre son más pobres que ellos. La dignidad, las necesidades de las mujeres no importan.

prostitucion-logoAñado una citación traducida del artículo de Slate. Dice una anciana: “Tengo hambre. No necesito respeto, no necesito honor, solo quiero comer tres veces al día”.

Contrasto esta noticia con otra que leí hace unos días. En el Huffington Post había un artículo sobre mujeres que sí se habían dedicado a la prostitución toda su vida y se encontraban en la misma situación que las que menciono al principio de este posting. Hay un grupo de prostitutas ancianas, que viven a las afueras de una base militar estadounidense (Camp Humphreys) y empresas constructoras quieren echarlas de sus hogares. El gobierno coreano las vió en su momento como “una necesidad” para “amenizar” las bases militares y ahora las ignora. Pobres, enfermas y rechazadas por culpa del estigma social (que las condena a ellas y no a los puteros), estas mujeres no tienen ningún apoyo de la sociedad ni del gobierno. No tienen a donde ir, igual que las otras.

Sociedad patriarcal + capitalismo salvaje= prostitución.

Imágen, Blog de Médicos del Mundo Castilla-La Mancha

Feminismo: Si hay consentimiento, no es violación

Las mujeres vivimos en un mundo patriarcal en el que se asume que los hombres siempre tienen derecho a acceder a nuestro cuerpo, con o sin nuestro consentimiento. El patriarcado entero y su creación, la cultura de la violación se han construido sobre esta premisa, la premisa de que tanto si la mujer quiere tener relaciones sexuales o no, las exigencias, los deseos de los hombres priman. Y que de todas formas, el consentimiento de la mujer no es especialmente importante, ya que nuestro papel es el de ser objetos sexuales cuya existencia primordial es el de satisfacer las necesidades de los hombres. El consentimiento no importa o se ignora, para proteger el sacrosanto derecho de los hombres a poder seguir teniendo relaciones sexuales cuando les plazca. La cultura de la violación dice que si una mujer está borracha, es que sí hay consentimiento o que éste no importa. Si está inconsciente, es que también lo hay, implícitamente. Y también es sexo consentido si hace un rato ella decía que quería tener relaciones sexuales (aunque ahora te diga que ha cambiado de opinión) o si va vestida como una guarra. Es siempre que sí.

revolucionesfeministas_blog_consentimientoEn EEUU, para atajar el problema (bastante grande) de violencia de tipo sexual en universidades, se está procesando una ley según la cual, en instituciones de educación post-secundaria públicas, se va a asumir que en cuanto a relaciones sexuales, no hay consentimiento (y por tanto es violación) a menos de que la mujer haya consentido de una manera “positiva, consciente y voluntaria”, según el lenguaje de la normativa SB967. Esta propuesta ha sido presentada al gobernador de California para que, con su firma, se convierta finalmente en ley. O sea, pasamos de “siempre sí hay consentimiento” al “no lo hay nunca, a menos que ella diga expresamente que sí”. Más aún, pasamos del “siempre hay consentimiento y si no lo hay nos importa un bledo porque la culpa es de ella de todas formas” al “no lo hay nunca a menos de que la mujer diga bien claro que sí, de lo contrario es una violación”. El lenguaje de la propuesta añade que el consentimiento debe existir durante la duración del acto sexual y que la mujer puede cambiar de opinión en cualquier momento. A la normativa ya se la está llamando “Yes Means Yes”, o sea, “Sí significa que sí”.

Personalmente, me parece que ya era hora, y a ver cuando se extiende esta propuesta al mundo entero.

Me parece que tal propuesta puede ser eficaz, entre otras cosas porque en cierta forma amplía el concepto de lo que es una violación, al quitar la violencia, la sangre (que muchas personas asocian con una “verdadera violación”) del acto. El coaccionar a una mujer a tener relaciones sexuales no deseadas es una violación.  El tener relaciones sexuales con una mujer dormida o borracha es una violación, aunque no haya violencia de por medio. En todas estas situaciones no ha habido consentimiento, por lo tanto, estamos hablando de violaciones.

No hace falta añadir que muchos grupos pro-hombres están que trinan con la ley. Ya se han echado las manos a la cabeza con la cantidad de casos de denuncias falsas, según ellos, que esta ley va a causar. En realidad, los derechos de las mujeres les da igual, lo que quieren es preservar el derecho de los hombres a seguir violando con impunidad. Otras personas, sin ser especialmente machistas, también operan bajo los mandatos de la cultura de la violación, y ya han dicho que el tener que asegurarse previamente del consentimiento de la otra parte resta sensualidad, espontaneidad al acto. Lo cual es una verdadera estupidez, ya que el asegurarte de que la otra persona realmente quiere tener relaciones contigo debería ser primordial, excepto, claro está, en un mundo patriarcal en el que los deseos de la mujer no son realmente importantes.