La publicidad feminista no existe

La publicidad “feminista” ha estado en las noticias en EEUU otra vez. La marca de cosmética Dove ha creado una línea de jabones y geles de baño, cuyos botes están moldeados como cuerpos femeninos. Los botes no son todos pequeños ni flacos, al estilo de belleza normativa, sino que hay de varios tamaños, para representar y “celebrar” la diversidad de los cuerpos femeninos. Por lo visto, las críticas han llovido y con ellas han llegado también artículos sobre la llamada publicidad feminista.

Para aclararnos: el resto de este artículo voy a llamar a tal cosa publicidad “feministoide”. Me niego a llamarla feminista, porque esos dos términos, como el agua y el aceite, no se mezclan. En otras palabras, no existe tal cosa como la publicidad feminista.

El resto del artículo está aquí.

 

Me cago en la revista TIME

La revista TIME ha hecho una lista de esas palabras o expresiones en inglés (o sea, muletillas) que la gente dice constantemente y que irritan hasta el punto que si oyes a alguien más soltar la palabrita, vas a explotar. Expresiones estúpidas como “I can’t even” (no puedo ni siquiera…), literally (literalmente) y… feminista. Esta revista invita a lectores y lectoras a votar que palabra debería ser prohibida en el próximo año. Yo no puedo ni pensar… alucinando me hallo…

revolucionesfeministas_TIME

Melina, Málaga y la cultura de la violación

La cultura de la violación existe, por mucho que les pese a los machistas que insisten en que no (y me refiero a los últimos acontecimientos referentes a la violación en Málaga). Lo que narro a continuacion tiene bastante que ver con la violacion (o, según insiste el patriarcado, “falsa violacion”) en Malaga:

En Buenos Aires, Argentina, una chica de 17 años llamada Melina Romero desapareció el pasado 24 de agosto. Hubieron conjeturas y búsquedas las cuales ya han terminado con el fin de esta historia. Pero antes que se supiera el desenlace, la misma desaparecida no se libró de que el periodico Clarín hiciera una critica realmente asquerosa con su persona, la cual, recordemos era una chica joven, una menor. Aquí teneis el articulo al que me refiero, “Una fanática de los boliches que revolucionesfeministas blogabandonó la secundaria” era esta chica, segun Clarín. El artículo dice que provenia de una familia rota, y que le gustaba ir de fiesta (algo muy raro para la gente joven, según este periódico), y, naturalmente, que ya habia desaparecido antes (o sea, que esto no era nada nuevo). Vamos, en resumen, que era una puta y que se merecía lo que le pasara. y lo que le ha pasado es que la asesinaron un grupo de chicos. No quiso participar en una “fiesta sexual” (o sea, que los asesinos querían violarla) y al querer marcharse la drogaron, la violaron de todas formas y la asesinaron a golpes

La violación existe. La cultura de la violación (que, entre otras cosas, ha culpado a la victima en estos dos casos, el de Málaga y el de Argentina) también. Es la misma cultura de la violación que disculpa a los violadores (ya estoy leyendo que los asesinos estaban cegados por las drogas, pobrecitos).

En el caso malagueño, yo sigo pensando que sí hubo violación y que la víctima ante la presión prefirió cambiar su historia antes de enfrentarse al revivir su historia y su caso. No es sorprendente, justo después de salir el caso a la luz la opinión pública ya la había condenado a ella y perdonado a ellos. Y en este caso argentino, ya sabemos como termina.

Afortunadamente, hay algunas voces que se han escandalizado del trato de Clarín hacia esta chica.

Para quejaros a Clarín, haced click aquí. Personalmente, espero que la familia denuncie a este periodicucho y que haya justicia para Melina.

“No necesito el #feminismo porque me gusta cuando los hombres me piropean”

-“No necesito el feminismo pq me gusta cuando los hombres piropean mi cuerpo”
-“No necesito el feminismo porque el emborracharme en una fiesta y tener sexo con un desconocido es ser irresponsable, no una violación”
-“No necesito el feminismo porque el empoderamiento de las mujeres implica que somos débiles por naturaleza”
-“No necesito el feminismo porque me gusta cocinar y limpiar mi casa, me gustaría tener hijxs, me gustaría poder quedarme en casa y no trabajar fuera y no quiero que se me juzgue por mis elecciones y oir que tener una carrera es más importante que tener hijxs y hacer feliz a un hombre”
-“No necesito el feminismo porque fomenta el convertir a los hombres en nuestros enemigos. Los hombres no son nuestros enemigos, son nuestros amigos”
-“No necesito el feminismo porque no quiero que mis hijas crezcan alrededor de feministas guarras”
-“No necesito el feminismo porque hace daño a los hombres y no ayuda a las mujeres”
-“No necesito el feminismo porque sobreviví una violación pero no me dan miedo los hombres”

Estos son algunos de los comentarios que salen en un Tumblr (medio social como Facebook, pero más visual), llamado Women Against Feminism (Mujeres en contra del feminismo) que invita a mujeres a que posen con un cartel explicando sus razones para rechazar el feminismo. Un grupo en Facebook del mismo nombre postea muchas de estas imágenes y la comunidad feminista en internet está bastante flipada. Bastante preocupante es que prácticamente la mayoría de estas mujeres son muy jóvenes.

Según ellas, el feminismo no hace falta porque:
-No les gusta que las feministas les digan como vivir su vida (pero si se lo dice un hombre, parece que está bien, ¿no?)
-El patriarcado ya no existe (excepto en paises del tercer mundo y las feministas somos malas al no preocuparnos de eso)
-Porque hace daño a los hombres (el #machismomata como que les resbala)
-El feminismo odia a los hombres y las anti-feministas no quieren que la gente piense eso de ellas (lo que acabo de poner arriba)
-Las mujeres no somos víctimas (las feministas no vamos de víctimas, pero sí denunciamos la misoginia estructural)
-Las feministas hablan de igualdad pero en realidad lo que quieren es un tratamiento especial y ventajas por ser mujeres, y los pobres hombres, cuanto sufren! (o sea, que no tienen ni idea de lo que es el feminismo)

Dos cosas que he pensado leyendo todo esto:
-Estas mujeres no leen los periódicos (aparte de las violaciones y asesinatos de mujeres en la India, en países “ricos” se violan a chicas y se comparten vídeos de la violacion por medios sociales, y los gobiernos están activamente limitando los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, entre otras cosas)
El patriarcado hace muy bien su trabajo
-¿Cuando harán los hombres websites como estas rechazando el machismo porque hace daño a las mujeres? Ah, es verdad, no lo harán porque la mayoría se beneficia del patriarcado, claro

No quiero hacer publicidad de estas websites, pero aquí teneis un enlace (los textos están en inglés)

Ser violada da estatus social, dice misógino

GeorgeWillSe  ha armado un revuelo hace unos días en EEUU por los comentarios en el periódico Washington Post, de un periodista llamado George Will (el cual, por cierto, ganó un premio Pulitzer en 1977). Hablando sobre el problema de violencia sexual en universidades (el cual está bastante fuera de control), ha escrito perlas como que “cuando las universidades otorgan a la victimización un estatus atractivo, aparecen muchas víctimas“. Critica al gobierno de Obama por intentar hacer algo para solucionar el problema, el cual, segun el, en realidad no es tan serio como dicen, es que muchas mujeres hacen denuncias falsas para obtener ese estatus de víctima. Esto es lo que dice un hombre blanco, un periodista privilegiado quien tiene muy pocas papeletas para sufrir una violación en sus propias carnes.

La ira en el internet no se ha hecho esperar.

Enseguida apareció en Twitter un hashtag #SurvivorPrivilege, en el cual muchas mujeres hablaron del estatus tan “privilegiado” que les da el haber sufrido una violacion. “Privilegios” como el tener que dejar los estudios porque la universidad en la que se estudia no quiere echar al violador, suicidios de victimas, echar la culpa a la victima, etc.

Afortunadamente, gracias a los medios sociales, muchas víctimas tienen ahora una plataforma para hablar, para no permitir que comentarios misóginos como el de George Will se vayan de rositas, sin consecuencias: El periodico británico The Guardian se ha hecho eco, el Huffington Post, New York Magazine, etc. La organización feminista NOW (National Organization of Women) ya está pidiendo al Washington Post que eche a George Will (no es la primera vez que hace comentarios claramente misóginos en ese periódico) y ya está rondando una peticion para conseguir eso mismo.