Feminismo sin Fronteras: ¿Y la libertad de las mujeres?

Es imposible escapar la noticia de la semana; la matanza a 12 periodistas de la revista Charlie Hebdo de Paris. No solo esa ciudad, ni tampoco ese país, si no que ya gran parte del mundo ha seguido la noticia, la cual está todavía en pleno desarrollo. Precisamente hoy parece que una redada policial ha acabado con las vidas de los asesinos. He leido por algún lado un mensaje de la reina de Inglaterra dedicada al presidente Hollande diciendo lo mucho que sienten la masacre en este país; Twitter está tomado por el hash tag #jesuischarlie y por el hash tag en contra #jenesuispascharlie y más: #jesuisahmed (el policía que se supone era musulmán y fué asesinado también), y hasta Google ha puesto un lacito negro para mostrar su repulsa (abajo).

httprevolucionesfeministas_lacitogoogleEste atroz evento ha puesto el concepto de “libertad de expresión” en boca de todas y todos, ya que, en teoría fue eso lo que los asesinos querían precisamente eliminar. Tengo que comentar a estas alturas que cuando viví en Estados Unidos trabajé en un periódico, en Washington DC y que allí el concepto de la libertad de expresión como condición de toda democracia que se precie es algo que se toma muy en serio. Que sí, que luego esa libertad se manipula y que Estados Unidos tiene un largo historial de imperialismo y que apoya a gobiernos que no son demócratas etc. Francia también lo hace, muchos otros paises lo hacen. Hablan de paz y bla, bla, bla y luego les venden armas al Talibán. A lo que iba, que la libertad de expresión es un concepto que conozco bien y que me parece muy respetable. Y también pienso que este asesinato en París es una tragedia. Hay otras voces que apuntan a otras razones que no tienen que ver con la intolerancia religiosa, como la violencia patriarcal, o que los asesinos sean “hijos de las colonias” que Francia ha mantenido en paises como Algeria o Marruecos los cuales no se adaptan a una Francia donde 52% de sus habitantes ve a los inmigrantes como una carga económica. Desde luego, este crimen es agua de mayo para partidos politicos anti-inmigración, los cuales van a explotarlo de la manera más baja.

Dicho todo esto, me parece que la cobertura que se le dá a esta noticia mientras ignorando por ejemplo que el mismo día hubo una matanza en Yemen de 37 personas en una academia de la policía local es lo de siempre. Se presta atención a lo que pasa en EEUU y en Europa. Parece que la gente muerta en Europa como que es más importante, sobre todo si son hombres, claro. Siempre es un drama cuando son hombres los asesinados y nos encogemos de hombros cuando son mujeres. No veremos cartas de la reina de Inglaterra a Rajoy cada vez que una mujer es asesinada por culpa de la violencia de género ni Google pondrá su lacito negro.

Todo esto lo digo porque acabo de leer que en Bangladés, en 2014 se calcula que por lo menos 4.500 mujeres y niñas fueron asesinadas, sufrieron violaciones, ataques con ácido y otras formas de violencia de genero. Este artículo especifica que unas 939 mujeres han sido violadas. Unas 174 de ellas han sufrido violaciones en grupo, 99 fueron asesinadas durante o después de la violación, 431 de las mujeres fueron también torturadas y 236 de ellas fueron asesinadas por cuestiones relacionadas con su dote. Ciertamente en España también tenemos un problema con violencia de género, ya que según las cifras oficiales, 51 mujeres fueron asesinadas, víctimas de la violencia sexista. O sea, que podríamos hablar de Banglades, o de España, o de las 200 niñas nigerianas que Boko Haran raptó y que siguen en paradero desconocido.

Lo dicho. la libertad de expresión me parece un concepto muy laudable y hay que luchar por el, pero, ¿Y la libertad de las mujeres a tener una vida sin violencia? 

Las niñas raptadas en Nigeria son parte de un problema mundial

He estado leyendo con alarma algunos comentarios en Twitter tipo “si las niñas fueran blancas, habría mas conmocion mundial”. A estas alturas, dicho comentario me  parece que no está justificado: el hashtag #bringbackourgirls está que arde en Twitter, el presidente de EEUU Barack Obama ha prometido ayudar a buscar las niñas, hay y han habido eventos en varios lugares del planeta exigiendo el regreso de las niñas y los medios mundiales más importantes nos informan al minuto de los ultimos acontecimientos.

Bring-Back-Our-Girls-590x339Me parece que comparar niñas negras con niñas blancas no es buena idea, porque ese discurso puede degenerar rápidamente en una comparación entre dos grupos, que no sería productiva, ya que desvía la atencion del verdadero culpable de esta tragedia, el sistema patriarcal misógino, disfrazado de religión. Mientras es totalmente cierto que el destino de una niña en, digamos, Afganistán, es mucho peor que el de una niña blanca de la clase media estadounidense, hay muchas zonas grises. El patriarcado está en todos sitios, aunque no en todos sitios de la misma manera. Gracias al feminismo, las mujeres de Norteamerica y Europa disfrutamos de algunos derechos, ciertamente, y aunque no estamos en una situación tan desesperada como en Irak (donde se quiere legalizar la pederastia o Mauritania (donde se practica la ablacion), en paises desarrollados la igualdad entre hombres y mujeres sigue sin existir, la violencia de género sigue siendo un problema, se discrimina a la mujer laboralmente, etc.

En el caso de estas chicas nigerianas, lo que ha llamado la atenciðn no es el rapto de niñas, sino que haya ocurrido con un número tan elevado de chicas, al mismo tiempo. Pero no hay que olvidar que millones de mujeres y niñas sufren la misma suerte en el planeta. Millones de niñas, de todas las razas y la mayoría de paises pobres o muy pobres son vendidas como esclavas sexuales. La organizacion Equality Now habla de mas de 20 millones de personas que son vendidas como esclavas y esclavos. En cuanto a la esclavitud sexual, el 98% es de niñas y mujeres. Dos millones de niñas y niños son usados con fines comerciales de tipo sexual. Cada año, 10 millones de niñas son obligadas a casarse en contra de su voluntad, algunas tienen solo 8 años. Nos preocupamos de estos dos centenares de niñas, pero no nos debemos de olvidar que este horrible rapto es, por desgracia, parte de un problema mundial: la trata de mujeres y niñas con fines sexuales, un negocio que, a pesar de que muchos paises criminalizan, sigue subiendo, ya que es muy lucrativa.

A estas alturas, la preocupación por las niñas nigerianas es generalizada, y con razón. Más informes comentan que el número de chicas raptadas ha subido, que algunas niñas han sufrido o están sufriendo violaciones diarias, y que son o serán vendidas. Algunas de estas historias se tienen que confirmar, pero lo que sí parece seguro es a estas alturas el paradero de estas chicas sigue sin conocerse, y que hay mucha gente y muchas organizaciones apoyando para que sean devueltas a sus familias, las cuales tienen que estar sufriendo lo indecible. Mientras tanto, sigamos luchando y olvidemonos de comparaciones odiosas entre niñas pobres y niñas ricas, por favor.