Feminismo Sin Fronteras: Quien es Maryam Namazie?

Feminismo sin fronteras namazie

“Festival of Ideas”. Namazie es la segunda por la derecha.

Ayer fui a una conferencia en Bristol, Reino Unido, donde ahora vivo. La conferencia era sobre la libertad de expresión. En EEUU y aquí en Reino Unido, se está dando un fenomeno en algunas universidades, lugares donde precisamente la gente va para aprender a pensar de forma crítica. Hay personas que han sido des-invitadas a dar charlas. O sea, que las han invitado y se las ha des-invitado tras haber recibido la universidad quejas de algunos alumnos /as, quienes quieren proteger a otros estudiantes y exigen un “lugar a salvo” (safe spaces), donde nadie tendrá que oir cosas tan ofensivas como que la pornografia no es empoderadora para las mujeres, o el concepto de lo trans desde la perspectiva de la disforia del cuerpo. Muchas de las personas que están recibiendo este tratamiento son mujeres y feministas. A la conferencia de ayer fueron Maryam Namazie, Julie Bindel, Sarah Ditum y Sian Morris, precisamente para hablar de la libertad de expresión, que las universidades dicen respetar y defender, pero que en realidad, en cuanto se trata de ciertos temas, censuran. Hoy quería hablar de la primera conferenciante, Maryam Namazie.

Esta señora nacio en Irán y ha vivido en varias partes del mundo y ahora en Reino Unido. Ella es ex-musulmana y dice que todas las religiones son malas para las personas, pero que ella, por su historial personal se concentra en el Islam, y aquellos gobiernos y personas que usan esa religión para oprimir. Según la información de su blog, Namazie ha trabajado con refugiados etiopes en Sudan hasta que el gobierno pro-Islam tomó el poder. Ha trabajado con numerosas organizaciones como portavoz, como escritora, como miembra del consejo, de organizaciones que están a favor de los derechos de la mujer, del secularismo. Ha escrito tambien numerosos articulos sobre el islamismo, y la libertad de expresión. Por su labor ha recibido premios y reconocimiento internacional.

Sus opiniones han causado la ira de islamistas en Gran Bretaña y en Iran, (la mayoría hombres) los cuales han estado boicoteando sus charlas en universidades por considerar que lo que dice es ofensivo contra el Islam. La acusan de ser islamofoba, sin más. Como he escrito más arriba, ella defiende el secularismo y está en contra de todas las religiones.

El mes de diciembre de 2015, fue invitada a hablar en la universidad de Goldsmith en Londres sobre la apostasía y la blasfemia, y se armó jaleo, con alumnos levantándose en medio de la conferencia y exigiendo que se callara. Despues del evento, la organizacion feminista de la universidad tomó el lado de la organización pro-Islam que estaba detras del rechazo a Namazie. Dijeron que todo el mundo tiene derecho a tener un “lugar a salvo” en una universidad y derecho a que no se le ofenda. Namazie habló de esto ayer, de como muchas organizaciones de izquierdas y liberales, defienden el relativismo cultural y defienden la libertad de expresión de grupos a favor del Islam a costa de la libertad de expresión de ella y de otras personas. También comentó que hay mucha gente que defiende el Islam ya que nadie quiere ser considerado racista, y es cierto que la comunidad musulmana en Reino Unido es una minoría discriminada y mal entendida.

El concepto del “lugar a salvo” me tiene un poco perpleja, creo que es bueno, sobre todo para estudiantes universtarios/as el estar expuestos a otras opiniones y que hay que entender que una cosa es defender una opinión propia, como la de Namazie, y otra cosa es fomentar, instigar la violencia, cosa que ni Namazie, ni las otras panelistas de la conferencia de ayer hacen (Bindel comentó que muchas veces había tenido que debatir sobre derechos homosexuales con personas que discriminan abiertamente a las lesbianas como ella y se lo ha tenido que tragar). Es muy triste que la izquierda, que se supone que apoya el pensamiento progresista, en cuanto se tocan ciertos asuntos (Islam, los derechos de las mujeres) reaccionen de forma tan… convervadora y rancia. Ayer aprendí dos cosas y confirmé otra:

-Hay gente intolerante que quiere callar a otras personas, y son tanto de derechas como de izquierdas
-En la vida mucha gente va a decir cosas que te van a ofender. Más vale que te acostumbres
-No hay nada más peligroso, ni más ofensivo, al final, que una mujer con una opinión

Un pensamiento final: Que una mujer como Namazie, que es oprimida en Iran y en el Islam y que al denunciar la opresión se la considere opresora dice muchas cosas sobre el mundo en que vivimos.

El patriarcado siempre gana II

Vivimos en unos tiempos de mierda, donde los intereses económicos se anteponen a los derechos humanos, donde paises que dicen llamarse democráticos hacen negocios a escondidas con naciones que oprimen brutalmente a sus ciudadanos y ciudadanas. Y para colmo, cuando una voz solitaria, una mujer (y encima feminista) denuncia esta asquerosidad, se le echa medio mundo encima.

14628481636_da0283163a_zEsto es lo que está pasando en Suecia ahora mismo. Margot Wallström es la ministra sueca de asuntos exteriores (foto, izquierda), la cual ha montado el pollo diplomatico del siglo denunciando públicamente violaciones a los derechos humanos de tres países: Israel, Arabia Saudita y Rusia. Ahí es nada.

Wallström, la cual ha dicho que quiere que la política de exteriores sueca sea feminista, va y reconoce a Palestina como nación e Israel responde diciéndole que ya no es bienvenida allí. Luego va y denuncia el asesinato de Boris Nemtsov. Y por último condena los latigazos en Arabia Saudita al bloguero Raif Badawi, llamando esa accion “medieval”, diciendo que Arabia Saudita es una dictadura y denunciando el tratamiento que se hace a las mujeres.
La ira de Arabia Saudita no se ha hecho esperar y ha desencadenado en una serie de problemas diplomaticos entre los dos países, problemas que se pueden ampliar a otras naciones de Oriente Medio. Tras las denuncias de Wallström, Arabia Saudita consiguió que se cancelara una charla que la ministra iba a dar en la Liga Arabe, a lo que el gobierno sueco respondió cancelando unos acuerdos económicos de los dos países en materia de armamento. Suecia pretendia ser miembro del consejo de seguridad de las Naciones Unidas y necesitaba el apoyo de Arabia Saudita para conseguirlo, y ahora ya no va a poder ser. Y mucha gente le echa la culpa de todo este tinglado a Wallström. Por un lado, varios paises arabes se han manifestado en contra de Suecia (sí, por defender los derechos humanos, o mejor dicho, porque una mujer lo haya hecho), y por otro, el empresariado sueco está que trina pensando en los millones que se pueden perder si aparte de Arabia Saudita otras zonas de Oriente Medio deciden cortar sus relaciones comerciales con Suecia. Afortunadamente, parece que la clase politica en Suecia está intentando más o menos apoyar el limitar acuerdos comerciales con países que no respetan los derechos humanos, así que es posible que no echen a Wallström a los tiburones, como sí se haría en otros lugares. Aun así, el asunto entero es repugnante, y mientras escribo esto recuerdo todas las testas coronadas y no coronadas del mundo mundial haciendo pleitesía en Arabia Saudita hace un par de meses cuando el rey de ese país murió.

Margot, la has liado parda, pero como feminista y como ciudadana de esta mierda de mundo te lo agradezco. Alguien tenía que hacerlo.

Foto, Flickr (SDA, Creative Commons)

Ni #50sombrasdepatriarcado ni hostias, esto es lo que quiero ver

La directora de cine Leslee Udwin ha hecho un documental examinando el caso de la violación y posterior fallecimiento de la estudiante de medicina Jyoti Singh en Nueva Deli, el 21 de diciembre de 2012. Cinco hombres y un menor la violaron en grupo en un autobus en movimiento y luego tiraron el cuerpo por la ventana. Tras 13 días, Singh murió.

El film, llamado “La hija de La India” narra los eventos tras el horrible crimen y habla de las protestas multitudinarias en las calles de La India y sobre como la cultura de ese país oprime a las mujeres, con el consentimiento de la ley: feticidios, ataques con ácido, trata y otros tipos de discriminación u opresión. También habla de algunos cambios a la ley en ese país, en el que, según este artículo en The Guardian, una mujer es violada cada 20 minutos. Udwin incluso habla con algunos de los culpables, quiere saber porque los hombres violan y el artículo de The Guardian deja claro que algunas de las respuestas son nauseabundas; ciertamente las mujeres estamos consideradas como un ser muy inferior en muchas culturas.

El documental lo van a poner en BBC4 el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), aquí en Reino Unido y en otros países: India, Suiza, Noruega y Canadá. Se van a organizar talleres para que niños y niñas en La India aprendan sobre violencia de tipo sexual y se va a lanzar una iniciativa llamada “Hija de La India” para luchar contra la desigualdad y violencia sexual de mujeres y niñas.
No sé cuando la echarán en España, pero habrá que estar pendientes!

Aquí os pongo el trailer del documental:

Feminismo Sin Fronteras: La religión y patriarcado

La religión es el brazo ejecutor del patriarcado. Bajo la excusa de la “tradición”  se inventan reglas para controlar y oprimir de las mujeres de la manera más vil. Pero, insisto, mi perspectiva feminista me dice que la religión es simplemente uno de los vehículos que el patriarcado se ha inventado para jodernos bien a las mujeres.

Y si no, mirad lo que ha pasado en Israel hace unas semanas, donde el sexismo disfrazado de religión campa a sus anchas: Cuatro mujeres activistas han ganado un juicio contra el ayuntamiento de una localidad, el cual se había negado a quitar carteles callejeros que exigen a las mujeres que 7304042412_5350e0f463_zse vistan de una forma “decente”. Esto ocurre en una ciudad donde habitan judíos y judías ultra-ortodoxos y aunque estos carteles fueron considerados ilegales por discriminar a las mujeres, siguen ahí, ya que si se quitaran se consideraría un gesto que podría provocar violencia  –y me imagino que no por parte de mujeres precisamente, si no de otros hombres. Según las activistas comentaron durante el juicio, ellas mismas se arreglan de una manera muy modesta y aun así reciben insultos y escupitajos en la calle, así que muy claramente esto es un caso de violencia de género estructural. La discriminación hacia las mujeres ya existe, motivada por la misoginia; la religión la justifica y sanciona.
Visto desde la mirada feminista, la religión se ha instalado de una forma algo parásita y al mismo tiempo cómplice activa del patriarcado, y se aprovecha de un atavismo que hace a tantos hombres despreciar y sentir asco de las mujeres, del cuerpo de las mujeres y de todo lo que represente el mundo femenino. Este asco por el cuerpo de las mujeres ha causado que estos judíos ortodoxos se nieguen a sentarse con mujeres en aviones y causen demoras (ha pasado varias veces) o que obliguen a las mujeres (sus esposas, madres, hijas) a sentarse en la parte de atrás de los buses, como salio a la luz que ocurría en Brooklyn, Nueva York (Este es el mismo tipo de segregación que ocurria entre personas de razas negras y blancas antes del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos). Aquí en Reino Unido hubo jaleo el año pasado cuando en Londres, en barrios donde viven y circulan miembrxs de la religion judía ortodoxa, aparecieron carteles prohibiendo a las mujeres el paso por según que zonas. Muy fuerte.

En fin, por ahora mis felicidades a las cuatro activistas que han conseguido una victoria, aunque pequeña (un poco de dinero no puede suplir una vida entera de insultos), pero el mensaje esta claro: la discriminación hacia la mujer no debe ser tolerada.

En resumidas cuentas, lo que esto me demuestra es que la religion judía ortodoxa no es ni mejor ni peor que la católica o la musulmana, todas tienen en común la misoginia.

Foto, Flicker Creative Commons (Javier)

Tanto monta, monta tanto, tradición y patriarcado

Hace unos dias, concretamente el 3 de octubre, una mujer cubierta con una nicab (el velo que cubre el cuerpo y casi todo el rostro) fué echada de un teatro de opera de Paris, despues de que los artistas se negaran a actuar. No mucho se sabe de ella, pero se supone que era una mujer de dinero, de la zona del golfo Pérsico, que había ido a ver la actuación con una amiga. Francia tiene, desde 2011, una ley que prohíbe que las personas -vaya, las mujeres- se cubran el rostro en lugares públicos.
6497944911_fa7ae1c966_mEn la sección de comentarios de lectoras y lectores, dos opiniones bien claras, por un lado se insistía en que la mujer debería respetar las reglas del país que visitaba, y por otro que el echar a una mujer de un teatro era en realidad islamofobia. Lo que no veo por ningun lado, tanto si se habla de la nicab, o la prostitución, o el porno, o de cualquier otra discriminación hacia la mujer es el de la crítica hacia las reglas machistas que obligan a la mujer a cubrirse el rostro, o a desnudarse, o a ser violada por dinero. Reconozco que yo también peco de juzgar a la discriminada de vez en cuando, pero mi feminismo, que evoluciona constantemente, se está volviendo cada vez más impaciente, y se pregunta, el porque, cuando vemos una situacion de discriminación, siempre censuramos a la persona oprimida en lugar de criticar esas leyes patriarcales (tradiciones, las llaman algunas y algunos) que colocan a la mujer en una situación imposible. ¿Por qué, en lugar de eso no criticamos la opresión y a quienes la crean, o sea, al patriarcado?

Antes de que se se me acuse de islamofobia, tengo que aclarar que me da igual quienes dicen que lo del velo es una tradición cultural y que eso hay que respetarlo. Será una tradición, pero es una tradición machista, que solo se exige a la mujer el seguir. Porque algunas mujeres se sientan empoderadas en Europa por el velo no significa que a muchas otras en el resto del mundo les repatee y odien cubrirse. Y esto es todo lo que voy a decir al respecto. Tendrán sus razones para ponerse el velo unas cuantas, pero lo que yo quiero saber es ¿Porqué no se critica a la ley patriarcal que las obliga a cubrirse? ¿Porqué se ignora la doble discriminación a la que se enfrentan estas mujeres, en sus familias y tambien en un país supuestamente laico y tolerante?

Es curioso que la ópera en cuestión era precisamente “La Traviata”, de Verdi, la historia de una mujer que fué una prostituta, ya que la prostitución tal y como lo veo tiene en común con lo del velo el ser una opresión de género, y que las críticas van siempre hacia la prostituida, o sea, la víctima, y no hacia el putero o hacia el chulo, que son los culpables en toda esta historia. Incontables artículos hay sobre las razones o no de las prostitutas defendiendo o atacando, y casi nada se dice sobre el patriarcado que es el causante de esta situación.
Y asi, podríamos hablar, como he escrito arriba, de otras discriminaciones, el porno, la violencia de género etc…
Volviendo a la historia del principio, según leo, a la mujer aparte de echarla del teatro le puede caer una multa. Y al patriarcado, ¿Quién le multa, quien le denuncia?

Foto, Flickr

Patriarcado a lo bestia

El patriarcado está en todas partes y ataca a todas las mujeres. A unas menos (si tienen privilegios) y a otras mucho más, si, por ejemplo tienen la desgracia de nacer y vivir en un país super patriarcal como es Sudán. Esta nación, desde un golpe de estado de 1989 es islámico. De un tiempo a esta parte, está teniendo problemas ecónomicos graves y como hay que culpar y desahogar la ira y la frustración con alguién, qué mejor que hacerlo con las personas más vulnerables de la sociedad… las mujeres y las niñas, claro.

Algunas “perlas” de este trato inhumano a las mujeres, trato que ha sido convertido en ley: A la hora de sentenciar un hombre por algún crimen de tipo sexual, tienen que haber cuatro testigos varones, mientras que la mujer si denuncia la pueden meter en la cárcel por adulterio. Este año, una chica divorciada de 19 años, embarazada, fué violada en grupo y la acusaron a ella de cometer actos indecentes. En otro caso, Meriam Ibrahim decidió cambiarse de religión a la cristiandad, y eso le valió una pena de muerte. Gracias otra vez a la presión internacional pudo exiliarse a Estados Unidos. Pero el adulterio o el abandonar el Islam distan mucho de ser los únicos “crímenes” que puede cometer una mujer. Una mujer es potencialmente culpable de cualquier cosa, ya que incluso los actos más inocentes se vuelven en su contra, mientras hace su vida cotidiana. Desde la ropa que lleva, si baila con algún hombre, a si llega tarde a su casa. Todos sus actos pueden ser castigados por un sistema misógino que ve en la mujer a un ser inferior, especialmente si las cosas no van bien y hace falta echarle la culpa de todo a alguien. 

osmanLa activista Amira Osman (foto, izquierda) fué en 2013 sentenciada a 40 latigazos por negarse a ponerse el velo. Gracias a la presión internacional, fué perdonada, y ahora ella y otras activistas están intentando atraer la atención de otros paises para que Sudán cambie sus estrictas y misóginas leyes “morales”. Osman ha dicho que, según las estadísticas, las mujeres son 70% de casos que han sido procesados a las cortes que tratan asuntos de tipo “moral”, y una gran parte de estas mujeres son pobres. Este régimen misógino se está cebando en las mujeres y otros grupos vulnerables, como la comunidad LGBT, que también es muy perseguida en ese país. Amira Osman, la cual es, por cierto, ingeniera y dueña de una compañía de software ha sido ya multada también por ponerse pantalones o por enseñar sus brazos desnudos. Si esta mujer, con un cierto estatus económico tiene que aguantar este tipo de trato discriminatorio, ¿que les pasará a mujeres de menos recursos? Osman, lo sabe, y es por eso que hace una llamada a la comunidad internacional para que se haga algo.

Mientras leo cosas para añadir a este post, veo que la corte de Sudán ha anulado el matrimonio entre una niña de cinco años y un hombre de cuarenta y tantos. Por lo visto las dos familias habían cerrado el trato, pero con la condición de que el matrimonio no sería consumado hasta que la niña cumpliera 15 años, a lo cual ahora el marido había protestado y es así como el caso acabó en el juzgado. Leyes patriarcales, “tradiciones” que solo las mujeres deben cumplir y “moral” que se inventan los hombres para oprimir a las mujeres.

Lo dicho, hay patriarcado, y patriarcado a lo bestia y eso es lo que están sufriendo las mujeres de Sudán.

Mujer valiente. Amira Osman: Soy musulmana, soy de Sudán y no me pongo el velo.

“Este es el destino de la prostitución”

El título de este post se refiere a una pintada que se encontró en un burdel en Bagdad después de que un grupo armado, (se cree que fueron milicianos shiíes) asesinaran a un grupo de prostitutas el 12 de julio. El número de víctimas en esta masacre puede ser desde 25 a 29, depende de donde provenga la noticia. Mientras Irak se mueve peligrosamente hacia una guerra civil, grupos de milicianos rivales luchan por el control de zonas de ese país. A medida que la violencia aumenta, grupos de personas especialmente vulnerables como mujeres y niñxs, sufren.
Si los conflictos armados destrozan las vidas de todos los sectores sociales, torturan especialmente la vida de las mujeres, y niñas, las cuales reciben violencia añadida y específica a su sexo: violencia sexual. Y peor todavía que ser mujer es ser prostituta.
“Los mismos hombres que las visitaban las han matado”, esta frase que según parece fue dicha por un vecino del burdel, resume la retorcida relación del patriarcado y la prostitución.

La repanocha de la violencia de género, o sea, la violencia de género multiplicada por 50 tiene que ser la prostitución, especialmente en lugares como Irak, donde muchas mujeres pobres, solas (o sea, sin un hombre que responda por ellas) no tienen más remedio que prostituirse para comer, donde se les niega a las mujeres una forma de mantenerse a sí mismas, donde la prostitución está especialmente estigmatizada, y donde las mujeres son los repositorios de tradiciones misóginas. En este lugar, donde convergen las más brutales formas de opresión a la mujer, donde la religión prohibe el sexo fuera del matrimonio, grupos de milicianos que compran sexualmente a mujeres luego las asesinan para señalar al grupo rival que la zona les pertenece (igual que los cuerpos de las mujeres), como un perro meando en un arbol para demostrar que es suyo.

Y luego, los mismos puteros dejan este mensaje hipócrita (véase el título) tras su brutal matanza.
¿Habrá justicia para estas mujeres? Lo dudo, no sólo por ser mujeres, ni por ser prostitutas, (este tipo de masacres hacia prostitutas han pasado en Irak antes, y además puteros maltratan prostitutas en todos sitios) sino porque actualmente el primer ministro de Irak quiere simpatizar por razones políticas con los chiíes. Pronto serán olvidadas.

¿Quién es Habiba Sarabi?

Image 
La doctora Habiba Sarabi (en la foto, en el centro) podría ser la próxima vicepresidenta de Afganistán, si es elegida en las elecciones que tendrán lugar este sábado, 5 de abril. Por desgracia el Talibán la tiene en su ojo de mira, y ha prometido hacer todo lo posible por causar problemas durante los comicios. Habiba Sarabi está acostumbrada a amenazas, lleva ya tiempo trabajando para el gobierno de Karzai. Esta mujer es doctora y farmaceutica, se metió en la política porque quería luchar para que su hija tuviera mejores oportunidades, pero luego se dió cuenta de que todas las niñas deberían tener oportunidades. Cuando ella era pequeña, su padre la pegaba e ignoraba, solo prestaba atención a los logros de los varones. Fué su madre la que la apoyó y animó, cosa que la doctora repite con su propia hija, la cual está estudiando un doctorado en Estados Unidos. 
Esperaremos a ver que pasa el sabado!

Son empoderadores, los “selfies”?

Un “selfie” es un “autorretrato” hecho con un móvil para mostrar el aspecto de la persona, y el cual será subido a algun medio social, (Facebook, o Tumblr, o algun blog). La palabra viene de “self” o sea, “uno/a mismo/a”, y últimamente, debido a que el acto en sí y el término se han vuelto tan omnipresentes en la sociedad norteamericana (y yo diría en el resto del mundo) el Diccionario Oxford la ha declarado “Palabra del Año” en 2013. De hecho, se habla ya del “fenómeno de los selfies”. En la aplicación para móvil Instagram, es posible admirar cientos de miles autorretratos si se introduce la etiqueta #selfie o #selfies en el buscador, igual que en el medio social Twitter. Un “selfie” no es una foto muy elaborada, si no una muestra de lo que la persona está haciendo en ese momento, un retrato que refleja un instante. En teoría mucha gente posa y saca fotos constantemente, y ciertamente, antes de que los móviles existieran, en otros tiempos, artistas como Rembrandt, Warhol o Kahlo se expresaron a sí mismxs haciendo autorretratos. Fuera de nuestras fronteras hay cada vez más irritación cuando son adolescentes quienes lo hacen, y sobre todo, las chicas. Parte de la razón es que montones de famosos y famosas sacan y postean fotos de si mismxs, así que el gesto se asocia con auto-promoción y se considera el colmo de la arrogancia que las chicas se promocionen a sí mismas, mientras que cuando los chicos lo hacen, se ve perfectamente normal. Este “doble standard” es verdaderamente sexista en sí. Blogs, páginas de organizaciones feministas se han hecho eco del tema y están apareciendo debates y opiniones sobre si el “selfie” empodera a las chicas o si solo se trata de inocente narcisismo sin más consecuencias.

Por un lado, muchas personas piensan que en una sociedad la cual critica el aspecto de las mujeres hasta la saciedad y donde vivimos rodeados de imágenes, fomentadas por los medios y la publicidad, de un ideal de belleza heteropatriarcal, el que mujeres de calle saquen y difundan sus propias fotos es un acto revolucionario, ya que les permite definir por sí mismas lo que la belleza es. Esa visibilidad de mujeres cuyo aspecto no es espectacular, es precisamente lo que empodera. Por otro lado, personas que han sufrido rechazo y marginalización debido a su aspecto consideran un pequeño triunfo, un desafío a la normatividad el sacarse su foto y ponerla por Internet, para que todo el mundo la pueda ver y juzgar.
Por otro, el “atar” la auto-estima de chicas a recibir un “like”, el depender de la opinión de los demás no es nada empoderador, así como tampoco lo es el destacar la apariencia como el único valor importante. El selfie no empodera ni deja de empoderar, es un “síntoma” de que las chicas y mujeres son juzgadas mayoritariamente por su aspecto.

Las multinacionales, aves de rapiña que son en la mayoría, se han apropiado del debate, y ya ha aparecido una campaña de publicidad de la compañía de cosméticos Dove, la cual siguiendo la atención que se mostró hace años con su “Campaña de Belleza Real”, ha lanzado una pequeña película publicitaria. En ella, una fotógrafa profesional pide, en nombre de Dove, que chicas posen con sus madres y saquen autorretratos. Les dice que hacerse un “selfie” es empoderador porque ellas mismas controlan la foto y les anima a mostrar su belleza natural en contraste con la belleza normativa que se ve en todos sitios. En la película se ve como varias mujeres al ver su foto finalmente se dan cuenta de lo guapas que en realidad son, lo cual contribuye a subir su autoestima.
El problema con Dove y su experimento publicitario es que perpetua el hecho de que el valor de las mujeres esté asociado a su aspecto, y de esto no se habla en esta campaña de publicidad. En lugar de ello se sigue insistiendo a las mujeres, igual que hace 10 años, que acepten su cuerpo y su aspecto imperfecto, el cual se puede mejorar gracias precisamente a los productos de Dove. Algunas personas pensarán que la iniciativa de Dove es diferente, pero en realidad, el igualar la belleza con el valor de las mujeres es lo que todas las compañías de cosméticos hacen.

La sociedad patriarcal (en la que Dove participa) juzga y rechaza el aspecto de las mujeres*. La respuesta no debería ser el mostrar por medio de un autorretrato que a pesar de todo somos guapas, si no que deberíamos exigir que nuestro valor como mujeres no vaya ligado a nuestro aspecto, sino al hecho de que somos personas y a las otras cualidades que podamos tener, igual que se hace con los hombres. Eso sí que sería empoderamiento. Mientras tanto, el “selfie” debería verse como lo que es, algo de narcisismo (para chicos y chicas), una forma de auto-expresión y una forma de divertirse.

*El patriarcado es muy retorcido. Primero insulta y denigra a las mujeres por su aspecto (entre otras cosas) y luego las convence de que desnudarse es una forma de empoderamiento. De esta forma, el patriarcado gana dos veces, primero destruye la autoestima de las mujeres, y luego consigue que se desnuden para la mirada masculina. Un ejemplo de esto se puede ver en un reciente proyecto fotográfico el cual ha consistido en el desnudo y pose de 30 mujeres mormonas estadounidenses. La fotógrafa habla de que el proyecto empodera a las mujeres porque a traves de las fotos reivindican su cuerpo como suyo propio y es un reto contra una religión que controla (como todas las religiones) la sexualidad de las mujeres, el cual es un discurso parecido al de Dove. Mientras ciertamente la iniciativa es transgresora teniendo en cuenta que estas mujeres viven bajo un mandato religioso que las considera “pornografía andante” por el hecho de ser mujeres, cuestiono el logro final. No sería más efectivo que estas mujeres abandonaran su religión o por lo menos exigieran más respeto?