El patriarcado siempre gana II

Vivimos en unos tiempos de mierda, donde los intereses económicos se anteponen a los derechos humanos, donde paises que dicen llamarse democráticos hacen negocios a escondidas con naciones que oprimen brutalmente a sus ciudadanos y ciudadanas. Y para colmo, cuando una voz solitaria, una mujer (y encima feminista) denuncia esta asquerosidad, se le echa medio mundo encima.

14628481636_da0283163a_zEsto es lo que está pasando en Suecia ahora mismo. Margot Wallström es la ministra sueca de asuntos exteriores (foto, izquierda), la cual ha montado el pollo diplomatico del siglo denunciando públicamente violaciones a los derechos humanos de tres países: Israel, Arabia Saudita y Rusia. Ahí es nada.

Wallström, la cual ha dicho que quiere que la política de exteriores sueca sea feminista, va y reconoce a Palestina como nación e Israel responde diciéndole que ya no es bienvenida allí. Luego va y denuncia el asesinato de Boris Nemtsov. Y por último condena los latigazos en Arabia Saudita al bloguero Raif Badawi, llamando esa accion “medieval”, diciendo que Arabia Saudita es una dictadura y denunciando el tratamiento que se hace a las mujeres.
La ira de Arabia Saudita no se ha hecho esperar y ha desencadenado en una serie de problemas diplomaticos entre los dos países, problemas que se pueden ampliar a otras naciones de Oriente Medio. Tras las denuncias de Wallström, Arabia Saudita consiguió que se cancelara una charla que la ministra iba a dar en la Liga Arabe, a lo que el gobierno sueco respondió cancelando unos acuerdos económicos de los dos países en materia de armamento. Suecia pretendia ser miembro del consejo de seguridad de las Naciones Unidas y necesitaba el apoyo de Arabia Saudita para conseguirlo, y ahora ya no va a poder ser. Y mucha gente le echa la culpa de todo este tinglado a Wallström. Por un lado, varios paises arabes se han manifestado en contra de Suecia (sí, por defender los derechos humanos, o mejor dicho, porque una mujer lo haya hecho), y por otro, el empresariado sueco está que trina pensando en los millones que se pueden perder si aparte de Arabia Saudita otras zonas de Oriente Medio deciden cortar sus relaciones comerciales con Suecia. Afortunadamente, parece que la clase politica en Suecia está intentando más o menos apoyar el limitar acuerdos comerciales con países que no respetan los derechos humanos, así que es posible que no echen a Wallström a los tiburones, como sí se haría en otros lugares. Aun así, el asunto entero es repugnante, y mientras escribo esto recuerdo todas las testas coronadas y no coronadas del mundo mundial haciendo pleitesía en Arabia Saudita hace un par de meses cuando el rey de ese país murió.

Margot, la has liado parda, pero como feminista y como ciudadana de esta mierda de mundo te lo agradezco. Alguien tenía que hacerlo.

Foto, Flickr (SDA, Creative Commons)

¿Y esto que tiene que ver con los derechos de las mujeres?

Ayer, 8 de marzo, volvía yo de un evento en una ciudad cercana. En tal evento (una charla sobre libros y empoderamiento para mujeres) dieron ejemplares gratis de un periódico de tirada nacional, y como sabía que me apetecería leerlo luego en el tren, cogí uno. Cual no sería mi sorpresa al ver en las dos primeras páginas (enteras, además) ocupando dos anuncios patrocinados por una compañía de cosméticos, llamada Benefit. Los anuncios (foto abajo) dicen que si compras unos cosméticos para tus cejas, le darán 100% de lo que vendan a ONGs de mujeres y niñas. Pero tienen que ser específicamente los potingues para las cejas los que compres. Y se echan flores sobre esta iniciativa para “empoderar a las mujeres y niñas en todo el mundo”, “yendo más allá de las tiendas de cosméticos” y bla, bla, bla…
http://laswebsitesdeluisa.com/revolucionesfeministas/Me parece que:
-En lugar de tanto márketing, podrían haber donado el dineral que les ha costado el anuncio. Esto no es más que una campaña de publicidad disfrazada de feminismo.
Es absolutamente obsceno el fomentar el consumismo en un día en que se recuerda (entre otras cosas relacionadas con los derechos de las mujeres) un incendio en una fábrica de camisas en Nueva York, en el cual perecieron 123 mujeres y 23 hombres, en un local en el que se trabajaba en condiciones infrahumanas.

El 8 de marzo es el Día Internacional de las Mujeres, un día en que se celebra y se reconoce la lucha de las mujeres por la igualdad de derechos. El banalizar esta fecha y usarlo para ganar dinero mientras se habla de “empoderamiento” (por no hablar del fomento de la belleza heteropatriarcal) es simplemente asqueroso.

Ni #50sombrasdepatriarcado ni hostias, esto es lo que quiero ver

La directora de cine Leslee Udwin ha hecho un documental examinando el caso de la violación y posterior fallecimiento de la estudiante de medicina Jyoti Singh en Nueva Deli, el 21 de diciembre de 2012. Cinco hombres y un menor la violaron en grupo en un autobus en movimiento y luego tiraron el cuerpo por la ventana. Tras 13 días, Singh murió.

El film, llamado “La hija de La India” narra los eventos tras el horrible crimen y habla de las protestas multitudinarias en las calles de La India y sobre como la cultura de ese país oprime a las mujeres, con el consentimiento de la ley: feticidios, ataques con ácido, trata y otros tipos de discriminación u opresión. También habla de algunos cambios a la ley en ese país, en el que, según este artículo en The Guardian, una mujer es violada cada 20 minutos. Udwin incluso habla con algunos de los culpables, quiere saber porque los hombres violan y el artículo de The Guardian deja claro que algunas de las respuestas son nauseabundas; ciertamente las mujeres estamos consideradas como un ser muy inferior en muchas culturas.

El documental lo van a poner en BBC4 el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), aquí en Reino Unido y en otros países: India, Suiza, Noruega y Canadá. Se van a organizar talleres para que niños y niñas en La India aprendan sobre violencia de tipo sexual y se va a lanzar una iniciativa llamada “Hija de La India” para luchar contra la desigualdad y violencia sexual de mujeres y niñas.
No sé cuando la echarán en España, pero habrá que estar pendientes!

Aquí os pongo el trailer del documental: